Alcéstis. Medea. Heráclidas. Hipólito. Andrómaca. Hécuba by Euripides; Medina González, A. y López Férez, J. A. (trad.)

By Euripides; Medina González, A. y López Férez, J. A. (trad.)

Show description

Read Online or Download Alcéstis. Medea. Heráclidas. Hipólito. Andrómaca. Hécuba PDF

Best literatura y ficcion books

Dialogos I - Platon (Biblioteca clasica Gredos) (Spanish Edition)

Plat? ?n es uno de los m? ?s grandes pensadores que ha tenido l. a. Humanidad, y con Arist? ?teles, los angeles m? ?s alta representaci? ?n de l. a. filosof? ­a hel? ©nica; vivi? ? durante el ? ?ltimo tercio del siglo V y l. a. primera mitad del IV a. d. C. Cerecemos de datos biogr? ?ficos fiables y existe mucha leyenda sobre su character, aunque s?

El Capitan Alatriste (Las Aventuras del Capitan Alatriste, 1)

Diego Alatriste is a swordsman in a deadly and corrupt seventeenth-century Spain, the place his providers are asked to settle accounts or repair a family's acceptance. while he's employed via the Holy Inquisition to kill mysterious tourists, visitors of the British ambassador, he is familiar with he's in deep trouble.

Los Ángeles de hielo

Una ambiciosa intriga psicológica de tintes góticos ambientada en l. a. pujante Barcelona de principios del siglo XX. «En esta historia penetraremos en los más oscuros recovecos del alma humana, en las atrocidades que pueden cometer los seres atormentados por l. a. venganza y el odio. »Tanto los vivos como los muertos.

Extra info for Alcéstis. Medea. Heráclidas. Hipólito. Andrómaca. Hécuba

Sample text

Ay de mi! Amarga es esta palabra que oigo, más 275 dura para mí que muerte alguna. ¡Por los dioses, no cuya misión consiste en conducir a las almas en su barca, a través de los pantanos de Aqueronte, pero sin tocar el remo. ya que son las almas las que reman. Se le representa como Ufl anciano feo, con barba, vestido con harapos y con un sombrero redondo. 31 Muchos editores consideran sospechoso este pasaje. basáfl dose en que los datos que nos da el poeta sobre la divinidad corresponden más a Tánato o a Hermes.

PERES. Un SIRVIENTE. lo Saliendo de la casa de Admeto, Apolo recita el Prólogo de un modo retórico. APOLO ~. — 10h moradas de Admeto, en las que soporté con resignación estar sentado a la mesa de los jornaleros, aun siendo un dios! Zeus, al matar a mí hijo Asclepio, clavándole un rayo en el pecho, fue el responsable de ello. Irritado yo por esto, maté a los 5 Cíclopes, constructores del fuego de Zeus ~. Y mi padre me obligó, en represalia, a servir como asalariado en casa de un mortal. Y, viniendo a esta tierra, apacentaba las vacas a mi huésped y, hasta hoy, ejercía una protección sobre esta casa.

Esta mujer descenderá a la morada de Hades. Me dirijo hacia ella, para comenzar el sacrificio con la espada. Sagrado es a los dioses infernales aquel de 75 quien esta espada un cabello corte. ) El Coro, compuesto por quince ancianos de Feras, entra en la orquestra. CORO 14~ —¿Por qué este silencio delante de los muros? —¿Por qué está callada la casa de Admeto? —No veo cerca a ninguno de los suyos que pudiera SO decirme si debo llorar a mi reina como muerta, o si, wva aún, ve esta luz la hija de Pelias, Alcestis, celebrada por mí y por todos como la mejor mujer que ~u esposo haya podido tener.

Download PDF sample

Rated 4.34 of 5 – based on 3 votes