20.000 Leguas de Viaje Submarino by Julio Verne, Edouard Riou

By Julio Verne, Edouard Riou

Scientist Pierre Aronnax and his trusty servant set sail to seek a sea monster. With support from the worlds maximum harpooner, the lads detect that the creature can be a high-tech submarine with a mysterious chief, Captain Nemo.

Show description

Read Online or Download 20.000 Leguas de Viaje Submarino PDF

Best literatura y ficcion books

Dialogos I - Platon (Biblioteca clasica Gredos) (Spanish Edition)

Plat? ?n es uno de los m? ?s grandes pensadores que ha tenido los angeles Humanidad, y con Arist? ?teles, l. a. m? ?s alta representaci? ?n de los angeles filosof? ­a hel? ©nica; vivi? ? durante el ? ?ltimo tercio del siglo V y los angeles primera mitad del IV a. d. C. Cerecemos de datos biogr? ?ficos fiables y existe mucha leyenda sobre su character, aunque s?

El Capitan Alatriste (Las Aventuras del Capitan Alatriste, 1)

Diego Alatriste is a swordsman in a perilous and corrupt seventeenth-century Spain, the place his providers are asked to settle accounts or fix a family's popularity. while he's employed via the Holy Inquisition to kill mysterious tourists, visitors of the British ambassador, he is aware he's in deep trouble.

Los Ángeles de hielo

Una ambiciosa intriga psicológica de tintes góticos ambientada en l. a. pujante Barcelona de principios del siglo XX. «En esta historia penetraremos en los más oscuros recovecos del alma humana, en las atrocidades que pueden cometer los seres atormentados por los angeles venganza y el odio. »Tanto los vivos como los muertos.

Extra resources for 20.000 Leguas de Viaje Submarino

Sample text

Apenas me levanté de esa cama bastante dura, sentí despejada la mente, claro el sentido. Reanudé, entonces, el examen atento de nuestra celda. Nada había cambiado en sus disposiciones interiores. La prisión seguía siendo prisión y los prisioneros, prisioneros. Sin embargo, mientras dormíamos, el camarero había levantado la mesa. No existían, pues, señales de alguna próxima modificación de ese estado y yo me preguntaba, no sin inquietud, si estaríamos destinados a vivir indefinidamente en aquella jaula.

Y Consejo, con voz calmosa, refirió por tercera vez las diversas peripecias de nuestra historia. Sin embargo, pese a los elegantes giros y a la clara pronunciación del narrador, la lengua alemana tampoco alcanzó éxito alguno. Al fin, apurados ya todos los medios, apelé a los lejanos recuerdos de mis primeros estudios e intenté narrar nuestras aventuras en latín. Cicerón se hubiera tapado los oídos y me hubiera enviado a la cocina. Sin embargo, conseguí salir del paso, pero con igual resultado negativo.

El lóbrego silencio reinante espantaba. En cuanto al abandono en que nos tenían, al aislamiento en que nos hallábamos en el fondo de nuestra celda, no me atrevía a pensar cuánto duraría. Las esperanzas que había concebido después de la entrevista con el comandante se desvanecían poco a poco. La dulzura de la mirada de ese hombre, la expresión generosa de su fisonomía, la nobleza de su porte todo desaparecía de mi recuerdo. Yo veía al enigmático personaje tal como debía ser necesariamente en la realidad, despiadado, cruel.

Download PDF sample

Rated 4.27 of 5 – based on 42 votes